Que día mas TOP pasamos en este lugar.

Había visto por las redes sociales muchas influencers que iban a este spot a pasar el día y cada vez que lo veía me gustaba más. Llegue a Miami y lo primero que hice fue llamar al hotel a ver si podía ir con mi hermano a tomar fotos en todos los hermosos sitios que observaba por Instagram que este lugar tenía.

Cuando llegamos quede enamorada a primera vista, del ambiente, del servicio, de la decoración, de la comida, los tragos, la playa y todos los accesorios con los que contaban.

Para mi era el lugar perfecto para pasar un día de relax en la piscina mientras tomabas un par de cocteles y luego te dabas un masaje. Así que les cuento mi experiencia.

Llegamos súper temprano para hacer fotos antes de que saliera el sol, logramos algunas, menos las de la playa porque no me acordaba que el sol salía por ese lado por lo que la luz en la playa siempre fue muy intensa. Cuando terminamos con la sesión de fotos, ordenamos algo de comer que estaba exquisito un guacamole con almendras y queso azul, que prometí hacerle a mi novio y un ceviche con leche de tigre.

Estuvimos un rato en la piscina, donde tenían millones de flotadores de todo tipo, nos tomamos un trago, conocimos a un muchacho que atendía el lugar el cual era Venezolano y nos quedamos hablando con el hasta la hora de nuestro masaje.

Para quienes no me conocen, yo amo los masajes. Siempre que puedo me doy uno en cualquier parte del mundo, pero la verdad es que esto fue lo único que no me gusto del hotel. A mi particularmente, me gusta disfrutar de todas las instalaciones del spa cosa que este no tenia ya que te lo daban en una habitación y aunque le dije a la masajista un par de veces que lo quería mas suave esta no disminuyo su intensidad por lo cual no pude disfrutar al máximo y relajarme de la forma en la que quería.

Escribe un comentario